A los peces no les gusta el cobre

Mayo de 2009 – El cobre es un material utilizado frecuentemente en techos y fachadas. El agua que cae de los techos al suelo circundante o cerca de corrientes de agua puede contaminar el agua de la superficie o del suelo con el producto de la corrosión del cobre, que tiene efectos tóxicos sobre la vida acuática.El Instituto Suizo de Investigación Acuática Eawag ha contribuido significativamente a reconocer este problema e indicar soluciones al mismo.

En el laboratorio experimental de Eawag, Michele Steiner estudió la eficacia de varios materiales en filtros granulares. De éstos, el que mejor desempeño demostró está siendo utilizado para purificar el agua contaminda que cae de techos de edificios como, por ejemplo, la Escuela de Leyes de la Universidad de Zurich, que fue rediseñado por Calatravo (ver foto arriba a la derecha).

De candidato al Doctorado a Emprendedor
Según Michel Steiner, “la solución más simple al problema del cobre es obvia, y consiste en dejar de utilizar cobre y zinc a gran escala en techos y fachadas”. Sin embargo, hay lugares en los que esto no es posible, y en algunos casos, el uso del cobre está específicamente pedido por el dueño o por el arquitecto. El agua que ha tomado contacto con grandes superficies de cobre debe ser filtrada para que cumpla con las regulaciones ambientales vigentes. Por esto, el Instituto de Investigaciones de Eawag buscó una manera simple de hacerlo. Luego de completar un trabajo doctoral bajo la dirección del Prof. Markus Boller, Steiner encontró la manera de vender el know-how que había desarrollado. En conjunto con su propia empresa wst21 y un contratista, desarrolló un sistema de colector de ejes con filtros de cartuchos descartables cuya patente está en trámite. Como Steiner, un número creciente de aspirantes al doctorado y otros investigadores están deseosos de ingresar al mercado independiente. Eawag apoya estos emprendimientos, y también integra el “glaTec”, una asociación fundada en Dübendorf, Suiza, tanque de pensamiento del laboratorio Suizo Federal Empa, que asiste a jóvenes emprendedores que innoven en las áreas de materiales y tecnologías ambientales.

 

Goose y Steiner explican el sistema.